Que no pasa nada por no tener testimonios en la web, ¡de verdad!

Que no pasa nada por no tener testimonios en la web, ¡de verdad!

Últimamente parece que los testimonios en la web son la Cura de San Benito, y de verdad, que no pasa nada si no los tienes. Aunque no te lo creas, los testimonios (que muchas veces son inventados) no van a hacer que vendas más de la noche al día. Hay muchas formas de intentar que el cliente confíe en ti (y ojo, digo intentar, porque no siempre se consigue)

Hay estudios independientes que dicen que el 91% de los consumidores con edades comprendidas entre los 18 y 34 años confían de la misma manera en las opiniones que encuentran en internet y en la que hacen otros usuarios de forma personal. Po toma.

Pero espera, que por otro lado, la gente busca opiniones online, está claro, y por eso no tienes más narices que tratar de generar confianza a través de internet. La cosa es cómo hacerlo sin usar los testimonios. Se puede hacer. No se acaba el mundo por no tener testimonios ni tu empresa se va a hundir en la miseria sin ellos.

¿Quieres que confíen en ti? Pues gánatelo.

Así de fácil y de complicado, porque es fácil y difícil a la vez. Qué paradoja, ¿verdad? Pues así es el marketing. Complicado y sencillo al mismo tiempo.

La mejor forma de que confíen en ti es ayudando a los demás y estando ahí cuando el usuario te necesita. Igual que con cualquier colega. Si pasas tres kilos de todo y de todos, la gente va a pasar de ti olímpicamente, y eso es algo que te garantizo.

A la hora de ayudar, piensa que no tienes esos valoradísimos testimonios y haz algo que merezca la pena para ganarte la confianza que buscas. Crea tu marca personal igual que si fueses una empresa. Si eres igual que todo el mundo no mereces la pena, nadie va a confiar en ti en especial porque hay diez mil individuos como tú. Si no eres capaz de mostrar porqué eres the one and only, lo llevas muy chungo.

Te voy a enseñar algunas formas de conseguirlo

Colaborar con gente que mole del sector

Seguro que conoces a alguien que tenga cierta relevancia. Si colaboras con estos profesionales en los que ya hay quien confía, te va a rodear una especie de aura de confianza de cara a los usuarios, ya que si esa persona trabaja contigo es porque molas. ¿Y si no conoces a nadie? Te tienes que dar a conocer, colega.

Además, esto te puede ayudar a ampliar tu red de contactos y a aumentar la posibilidad de conseguir nuevas sinergias y oportunidades de negocio.

Si no interactúas, ¿qué quieres, criatura?

Como dicen los americanos, These boots are made for walking. Quiero decir que las redes sociales están pensadas para interactuar con otras personas, no importa el canal que elijas. Si simplemente te paseas por ellas sin decir ni mú, ¿cómo leches esperas conseguir algo?

Busca conversaciones en las que se hable de ti bien o mal, eso no importa para que tú interactúes y converses con la gente. Total, ya que estás escuchando, puedes hablar y decir algo en condiciones, ¿no? Hay muchas formas de hacerlo: únete a grupos de Facebook y Linkedin y comenta en otras publicaciones que no son las tuyas, di que algo te gusta, retuitea y comparte... be happy on social media!

¿Tienes casos de estudio propios o ajenos? ¡Compártelos!

Por experiencia propia, lo que más le gusta a los usuarios es que les cuentes cosas que te han pasado a ti o a gente que conoces. Es un storytelling de toda la vida.

A los usuarios les mola mucho conocer casos. Si tienes casos que pueden ser de estudio (para bien o para mal) eso te puede ayudar a que la gente confíe en ti, porque en caso positivo, pueden saber de forma transparente lo que has hecho, y en caso negativo, piensan que estás compartiendo tu experiencia para que se sepa lo que no se debe hacer. Esto es tan importante como conocer los aciertos. Por lo menos, eso dice mi madre, y ella nunca se equivoca.

Eso sí, incluye todos los datos que puedas para que sea lo más completo posible.

¿Contenidos de escaso valor? Eso no mola nada

¿Cómo puedes esperar generar confianza cuando no ofreces nada que merezca la pena? Los contenidos son la moneda de cambio en internet, y si tus contenidos son cutres, uf.

Hay que llevar los contenidos al nivel premium, tienes que tener contenidos nivel Dios.

Para ello hay un montón de cosas que puedes hacer, no solamente escribir posts aburridos que no cuenten nada o estén ya más manidos que unos cacahuetes de tres días. Usa las entrevistas a otros profesionales, haz encuestas a tu comunidad, utiliza el vídeo para hacer contenidos diferentes, las imágenes... el límite lo pone tu imaginación. Incluso puedes hacer Guest Posting. Sabes lo que es, no me engañes.

Tu historia mola más que un testimonio inventado

Sabes que lo petas, y puedes contar tu historia para demostrar cómo te ha ido a ti usando tus propios productos y servicios. Muchas empresas nuevas se crean para solucionar un problema o una necesidad que su creador ha experimentado. No seas y úsalo en tu provecho. Cuente la historia desde un punto de vista sincero y objetivo describiendo el problema y cómo lo solucionaste. Esto puede "inspirar" a mucha gente.

Pues eso, que no pasa nada por no tener un testimonio en tu web.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *