Seamos claros: ser social es una responsabilidad

Seamos claros: ser social es una responsabilidad

Y como decía mi madre cuando yo era pequeña: si eres mayor para hacer unas cosas, lo eres para otras. (Ella decía "pa" otras, pero vamos...)

Ya va siendo hora de que nos enteremos de una puñetera vez por todas de esto, de que en internet no se puede hacer lo que te dé la gana.

Todo lo que haces en internet, en el entorno digital, al fin y al cabo, es una acción tuya, y como tal, tienes una responsabilidad. Por lo menos, si quieres que tu presencia digital mole y no sea una más del montón. Y si no quieres responsabilizarte de lo que hagas, entonces no te metas en berenjenales de social media, blog y todas esas cosas que a ti no te van a servir de nada.

Y otra cosa que a lo mejor aún no sabes: lo que haces en redes sociales, no se queda en redes sociales. Va mucho más allá. Impacta directamente a tu marca. Aunque tú no quieras. Pero es así.

¿Qué es eso de la responsabilidad?

Responsabilidad tiene varias acepciones según la RAE, pero yo te dejo las dos que nos interesan.

  • Deuda, obligación de reparar y satisfacer, por sí o por otra persona, a consecuencia de un delito, de una culpa o de otra causa legal.
  • Capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente.

Para mi madre, responsabilidad era tener que limpiar el baño sin que ella me lo tuviese que decir, y si no, había consecuencias. Pero tranquilos, que no se me ha ido la olla, que esto tiene su razón de ser.

Cuando publicas cualquier cosa en nombre de tu marca en internet, está haciendo que pasen determinadas cosas, como cuando le dices a tu madre que vas a limpiar el baño. Lo más importante que ocurre es que tanto en un caso como en el otro, estás haciendo una promesa, y mucho ojito con no cumplirla, porque (sobretodo en el caso de tu madre) se te puede caer el pelo pero bien.

Una promesa hecha a tu usuario es ley. Es lo que el usuario y posible cliente espera de ti, y si no lo cumples el user te va a condenar al más absoluto de los ostracismos. Cumplir con tu responsabilidad no es complicado, solamente tienes que actuar con honestidad. Listo.

Por si acaso no se te había ocurrido, te voy a recordar cuáles son las responsabilidades que conlleva tener presencia digital. Facilito, para que no haya dudas y luego no digas: "es que no lo sabía". Como dice la ley, el desconocimiento no exime del cumplimiento. Y no hay más.

responsabilidad social

Responsabilidad de crear

¿Crear? ¿Crear qué? Pues crear todo lo que puedas, cuanto más mejor.

La razón principal para exponerte de esa forma es que te sigan y poder compartir tu contenido y tu mensaje con el mundo exterior. No importa a qué te dediques en tu empresa, crea contenidos en forma de vídeo, de foto, de infografía, de artículos para tu blog... lo que te dé la gana, pero que sean atractivos. El contenido original existe porque ya hay demasiada gente diciendo lo mismo. Y demasiada gente repitiéndolo.

Responsabilidad de responder al usuario

Seguro que has oído decir que las páginas de Facebook generan poco engagement. Vale, voy a hacer de abogado del diablo. He comentado muchas veces en mogollón de fanpages donde el administrador de la página no ha respondido nunca. Si no respondes, ¿como leches vas a generar engagement? Si tienes una página de Facebook o una cuenta de Twitter, es como si estuvieses en una conversación. No seas maleducado y responde, que eso no vale dinero.

Responsabilidad de ser recíproco

¿Y eso de ser recíproco qué es? ¿Es un grupo de rock? Nop, es una actitud. Y una actitud muy importante.

No obstante, es la herramienta menos utilizada en la caja de herramientas social, especialmente porque es lo que se basan la mayoría de las relaciones. La reciprocidad va más allá de los buenos modales. Si navegando por Twitter ves un usuario que ha retuiteado un mensaje tuyo y que ha interactuado contigo, me apuesto mi ukelele a que si le devuelves el favor te lo habrás ganado.

Responsabilidad de moderar

No puedes dejar que los trolls arruinen tu casa digital con sus graffitis cutres. Dicho esto, todas las personas, incluso los humanos que no trolean, nos mosquamos. Como decía Yoda, "el miedo lleva a la ira, y la ira al Lado Oscuro", y es lo que motiva a las personas a dar caña en las redes sociales. Esta es una buena razón para estar al tanto de lo que pasa en tu timeline. Tener el sentido común (el menos común de los sentidos) y saber cómo y cuándo responder y dónde (mensaje público o privado) es lo que distingue a las buenas marcas de las grandes. Además, una respuesta rápida puede cambiar totalmente el sentimiento de un usuario a tu favor.

Eres responsable de inspirar a otros

Igual que otros a ti, tienes la obligación de convertirte en Musa para otros.

Tus publicaciones, el contenido que decides compartir o crear, puede inspirar a tu audiencia digital. Esto puede cambiar el comportamiento del usario. Y, si somos honestos, el cambio de comportamiento es una de las principales preocupaciones de una empresa, especialmente si hablamos de los hábitos de compra.

Pues ya está, esto es lo que hay. De ti depende ser o no responsable.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *